Va y ven

Hay días que pasan cosas y te cambian la cara. De arriba a abajo. En esos momentos te das cuenta de que la vida es un rato. Un trozo de aire que se escapa y hay que meterlo en un tetra brik para no dejarlo escapar. Pasan esos días en los que tu hija de apenas año y medio intuye que decir tu nombre perfectamente y por primera vez es la mejor manera de pasar ese rato.

Pasan los segundos lentamente mientras resuena la aguda voz en tu mente y te llama un amigo. Te dice que, con poco más de 30 años, tiene cáncer. Que quería decirtelo a pesar de que la relación es escasa desde hace meses. Te dice, mientras a ti se te pone la cara blanca, que todo va bien, que es optimista, que está contento y que lo va a superar.

La situación entonces torna en dos cosas. La primera es que cómo y por qué él, que tan cerca está de ti por edad, carácter, cariño y hasta por equipo de fútbol puede tener cáncer. ¿Por qué la salud lo ha elegido a el? ¿Puedo ser yo el siguiente? ¿Será verdad que está bien? ¿Debo llamarle más o eso lo interpretará como compasión? No me gusta molestar y a él se que no le gustaría que le tratemos diferente. Pero… ¿y si no dices nada? ¿Eres un insensible?

Él, Javi, es un tipo excelente. (No voy a halagarlo porque tiene cáncer, mi opinión no cambia por eso) Es alguien de los que al final del día te alegras de que haya estado en tu vida. Es noble, es bueno y se desvive por ayudarte en cada momento si puede. Javi es un luchador. Ha peleado en lo laboral siempre por lo que ha querido. Ha salido de su ciudad (varias veces) para cobrar una mierda. Se ha ganado el respeto de todos (también el cariño) y no conozco a nadie que hable mal de él.

No se si leerá esto pero te quiero decir que eres de las personas de las que merece la pena conocer.

Anuncios

Ni un beso de menos

Hoy Candela se ha despertado a las seis y cuarto de la mañana. Estaba a punto de ducharme para ir a trabajar, pero ha decidido despertar de sus tinieblas, estirar los largos brazos, agarrar los barrotes que la protegen de la oscuridad y esperar de pie la llegada a zancadas de su padre. Tenía los ojos entreabiertos, entresueños, entrebesos, notando que llega un nuevo día y que de nuevo estará lleno de miradas ansiosas por verle sonreir.

Candela crece y a sus padres nos hace afortunados.Todos los días nos toca la lotería, nos regala sus ojos traviesos, su coquetería inquieta, su timidez no-nata. Candela pasea por el pasillo siempre contracorriente y espero que sea así durante toda su vida. Solo así podrá cambiar su mundo de la forma que ella quiere.

Hoy Candela se ha despertado y mientras redormía en mis brazos, he vuelto a recordarme a mi mismo que el de hoy tiene que ser un día más, un día más sin un beso de menos. Si hay algo que no me perdonaría nunca es que a Candela le falte un beso cuando ella lo necesita. Es mi manera de decirle a todo el mundo que soy muy afortunado.

 

P.D. Nada tiene que ver el corto con mi Candela pero seguro que todos estos padres rezuman besos y esa muchas veces es la única terapía

 

Una nueva etapa

En esta etapa de lloros postparto que llevo quiero escribirle algo a mi amiga Belén

Irse para empezar una nueva vida, en la que pasas de ser dos a ser tres. Aunque eso ocurra en un sólo día, te sientes como una persona nueva, distinta, con el poso y el paso de los segundos. Eso lo he vivido y he revivido con mi amiga Belén. Parte hacia su casa para crecer, va a El Garraf (ese sitio legendario del que he oído hablar tanto) En pocos meses serán tres y al verla partir tienes esa extraña sensación de pena y alegría. Se va parte de una vida, pero para crecer. No tendrá dificultades porque está acostumbrada a superarlas. O Valentina o Felipe van a tener unos padres magníficos, extraordinarios, entre los mejores…

Se ha ido a Barcelona y a mi se me ha quedado esa sensación de etapa cerrada. Desde el primer día Belén es de esas personas que se deja querer, que sonríe siempre (por lo menos a mi) y te ayuda a ser optimista.

Recuerdo cuando la conocí. Los dos ibamos a conocer el nuevo recinto ferial de Zaragoza. Iba sentada detrás en el autobús y yo la conocía de vista pero mi asocialidad me hizo no decirle nada. Seguro que volvería hacerlo pero perdí un rato de alegría (cosas de ser así). Desde entonces he sido un poco su jefe, la he oido hablar del gimnasio, de sus días, de su gato y el de María, de sus amigas, de sus filias, de sus fobias y de lo que quiere a los suyos.

Siempre ha dicho que quiere volver a trabajar conmigo y eso me llena de orgullo (siento haberte dejado sola en la jungla, pero lo necesitaba). Que una gran profesional como ella me considere un referente… Ójala volvamos a currar juntos, Ójala…

Ahora seréis tres y seréis felices. Tu Sergio y tú. El tío que te merecías, que te respeta, te quiere y te trata como te mereces. Dejas Zaragoza y aqui estaremos los tuyos.

Gracias por estar en la vida de mis dos niñas. Candela me ha dicho que quiere jugar con su prim@ 🙂

La princesa, de repente, busca la frontera

Y llega un día en el que la princesa se da la vuelta. Trepa hasta lo que para ella es la montaña más alta del mundo y le echa la pierna por encima. Levanta esa barriga que aumenta y completa un giro que ni el Circo del Sol.

Llega un día en el que con lagrimas en los ojos, ves que la princesa crece, que conoce nuevos mundos, que tiene curiosidad y fuerza (lo mejor que se puede tener en la vida) y que insiste en el objetivo hasta hacerlo suyo.

Llega un día en el que la princesita comienza a desarrollar en los padres algo que hasta que llegó no conocían. El orgullo que les regala verla crecer.

Especial

Sin título

La vida con Candela sigue siendo especial. Mucha gente no se lo creerá pero la llegada de ella me ha revolucionado las hormonas. Y es que resulta que no sólo a las madres un niño les cambia el metabolismo. Es tan especial que un pequeño se duerma en tus brazos… Es tan especial que su existencia se pare unos segundos al sentirse protegida por alguien que está dispuesto a darlo todo por ella. Es tan especial ver como sonríe con los ojos al escuchar tu voz. Supongo que simplemente ella es especial y nos hace cada día un poco más especiales a los demás, por lo menos especiales para ella, lo que es suficiente.

Ella es efervescente

Desde que nació, Candela tiene su propia Banda Sonora. Le gusta escucharnos, nos atiende atentamente y le gusta que le cantemos. Su canción preferida es ésta “LA NIÑA MORENA” .  La escucha, la comprende y sus ojos sonrien. Estoy convencido de que ella, por dentro, la canta y la disfruta. Entiende lo que le decimos y sobre todo lo que le queremos decir. Siempre nos acompañaran sus primeros gorgoritos, sus primeros momentos de completa felicidad.